Rinoplastia ultrasónica

La utilización del bisturí ultrasónico nos permite realizar las incisiones con mayor precisión, a la vez que evitamos la lesión de los tejidos adyacentes, lo que se traduce en mejores resultados estéticos y en un postoperatorio mas rápido y confortable, al producirse menos hematomas.

Solicite presupuesto en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


La rinoplastia es la técnica quirúrgica empleada para cambiar el aspecto de la nariz, modificando la forma, el tamaño, el ángulo entre la punta nasal y el labio, e incluso los orificios nasales. En ocasiones debe combinarse con otras técnicas, como la cirugía del mentón, para conseguir optimizar los resultados estéticos, en incluso realizarse simultaneamente con cirugía de párpados, elevación de la cola de la ceja, etc.

Aunque los cánones de belleza determinan cuales deben ser las proporciones de la nariz “perfecta”, el objetivo debe ser el de conseguir una nariz que se adapte a las características de cada paciente, tales como edad, sexo, forma del óvalo de la cara, etc., y también a sus deseos, dentro de unos límites. El propósito es por tanto una nariz que armonice lo mejor posible con el rostro.

Nuestra pertenencia a la Academia Europea de Cirugía Plástica Facial avala nuestra calificación en ese campo.

Pero también somos otorrinolaringólogos, y sabemos que, aunque que el objetivo de la intervención es el estético, no deben soslayarse las otras funciones de la nariz. Las narices deformes son, con elevada frecuencia, narices que no funcionan bien desde el punto de vista olfatorio y respiratorio. Colapsos, lateralizaciones del tabique nasal, puntas caídas, hipertrofias de cornetes, pólipos, sinusitis, etc, coexisten habitualmente con la deformidad externa que impulsa al paciente a tomar la decisión de someterse a una rinoplastia y que, como la punta de un iceberg, muestra externamente solo una mínima parte del trastorno subyacente. Y no debemos olvidar las graves consecuencias para la salud y la calidad de vida que ocasionan la obstrucción nasal crónica y la falta de olfato.

Los otorrinolaringólogos sabemos que cada maniobra quirúrgica que se realiza sobre la nariz externa en una rinoplastia conlleva siempre una repercusión sobre el interior de las fosas nasales. Es evidente que una reducción del tamaño de la nariz, implica necesariamente una disminución del espacio de las fosas nasales. Esta es la otra cara de la rinoplastia, e ignorarla implica el fracaso de la operación.

Un elevado número de pacientes sometidos a rinoplastia acaba acudiendo a un otorrinolaringólogo quejándose de obstrucción nasal o déficit olfatorio tras la intervención, siendo esta la causa más frecuente por la que un paciente operado de rinoplastia debe ser reintervenido. La exploración casi siempre demuestra que el paciente presentaba alguna de las alteraciones de las fosas nasales mencionadas más arriba, y que al no ser corregidas durante la rinoplastia se manifiestan posteriormente, cuando la nariz, aunque mas armoniosa, es con frecuencia más pequeña, más endeble, y por ende, mas colapsable. También aparecen en ocasiones como consecuencia de intervenciones agresivas en las que, buscando cambios estéticos radicales, no se han tomado las medidas preventivas oportunas para mantener la ventilación nasal.

En el grupo de otorrinolaringólogos del Hospital Madrid Puerta del Sur, consideramos imprescindible previamente a la rinoplastia la realización, por un otorrinolaringólogo cualificado, de una adecuada historia clínica y exploración de las fosas nasales, incluyendo endoscopia flexible e incluso TAC cuando sea necesario.

Sólo así podremos determinar la técnica quirúrgica indicada en cada paciente candidato a rinoplastia, y también aquellas maniobras acompañantes imprescindibles para conjugar un resultado estético ideal con una mejoría en la ventilación nasal, tales como cirugía de la válvula nasal, cirugía de cornetes, cirugía endoscopica nasal, polipectomía, etc.

Con esta actitud nos aseguramos que los buenos resultados estéticos proporcionados por la rinoplastia no se vean empañados por la aparición de una obstrucción nasal intolerable, disminución del olfato o incluso desarrollo de ronquidos.

La utilización del bisturí ultrasónico nos permite realizar las incisiones con mayor precisión, a la vez que evitamos la lesión de los tejidos adyacentes, lo que se traduce en mejores resultados estéticos y en un postoperatorio mas rápido y confortable, al producirse menos hematomas.

No debemos olvidar que la mejor oportunidad es la primera, y es necesario saber aprovecharla actuando sobre la nariz como una unidad estética y funcional, disminuyendo la incidencia de complicaciones de la rinoplastia y evitando así tener que recurrir a reintervenciones de elevada complejidad para solventar problemas que antes no existían.

Siguiendo estos principios, hemos demostrado que es posible conseguir los mejores resultados estéticos sin comprometer la ventilación nasal, e incluso mejorándola cuando sea necesario.

En nuestro equipo disponemos de personal altamente cualificado, así como de todos los medios técnicos necesarios para poder ofrecer a nuestros pacientes un abordaje integral en su cirugía nasal, consiguiendo óptimos resultados tanto estéticos como funcionales, con el respaldo que proporciona un Hospital dotado de la última tecnología como es el Hospital Madrid Puerta del Sur, en el que además de realizar la intervención se practicarán los cuidados postoperatorios con la máxima eficacia y comodidad.